miércoles, 28 de septiembre de 2011

Lo que son las cosas...

Cuando, después de finalizar ayer sábado mi turno autoimpuesto de trabajo, pasé por casa y recogí la mochila para salir de viaje, ya tenía claro cuál sería el tema sobre el que escribiría en esta ocasión.El haber visitado durante el día el blog de “Taxioviedo” de Rixar García, y el de “Ni libre ni ocupado”, de Daniel Díaz, dos compañeros de profesión, me habían inspirado lo suficiente para tratar de ponerme a las teclas y abordar el tema.
El viaje, de unas dos horas, tenía como destino la casa de mis suegros en Puertollano, provincia de Ciudad Real.Allí iba a pasar la noche para recoger a mi mujer y mi hijo, que estaban pasando un par de semanas de vacaciones con ellos, y traerlos de vuelta a casa conmigo hoy domingo.Por el camino venía pensando qué podría poner, tratando de agolpar mis ideas con las opiniones que alguno de los compañeros con los que coincido en las horas de trabajo, habían tenido la amabilidad de compartir conmigo.Sin embargo, el cansancio por las largas horas que llevaba en pie, y el hecho de estar pendiente del volante (algunos tramos de carretera secundaria por la noche entre Puerto Lápice y Daimiel no son para ignorarlos), no me dejaban tener la mente lo suficientemente despejada, para tener una visión medianamente clara de lo que iba a escribir y, no menos importante, cómo escribirlo sin que resultase insulso y aburrido.
Esta mañana, después de haber dormido bien, y mientras estaba tumbado en la cama disfrutando de la visión de mi hijo revoloteando por la cuna cual lagartija, me han venido palabras e ideas repentinas sobre lo que iba a poner el blog.Era como una especie de visión preclara de lo que iba a poner, y de cómo quedaba el blog una vez escrito.Sin embargo, llevaba una semana sin ver a mi purrulduldiro, y prefería mil veces la visión real, a la “distorsionada” por mi mente, enturbiando la tierna escena con asuntos que no venían al caso.Así que sin pensarlo dos veces, decidí sacudir la cabeza y vaciar la mente.La nítida imagen del blog ya escrito con ideas claras y concisas, se había ido por el retrete de mi imaginación dejándome, en este mismo momento, solo ante el teclado improvisando de nuevo lo que voy a escribir.No importa, mi hijo lo merece…
Durante la tarde, y antes de ponernos de nuevo en camino de retorno a Madrid, me ha sido imposible abordar el tema, ya que los preparativos, y el peque con ganas de echar risas, me han ocupado todo el tiempo del que disponía.
Durante el lunes me propuse currar, y a su vez tratar de conversar con los compañeros con los que suelo coincidir, y de nuevo compartir ideas durante la comida.El ser lunes y un pequeño reto al mus, de nuevo imposibilitan el debate del asunto.Y ya se sabe: jugar al mus y hacer otra cosa no son compatibles entre sí...
…Lo que son las cosas.Hoy es miércoles 28 de Septiembre, y aún no he tenido tiempo de escribir sobre el tema que quería, y sin embargo ya me he enrollado mucho con este artículo como para borrarlo y empezar de nuevo.Lo mejor será cerrarlo y empezar uno nuevo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada